Adiós a las pecas, marcas de acné, manchas de embarazo…

Érase una vez un rostro afeado por el olvido