Érase una vez un rostro afeado por el olvido

Color bonito sin dañar la piel