Olor a libros recién forrados… ¿Ilusión o agotamiento?