Época de estómagos resentidos. Recuperando el equilibrio del organismo

Sabor a beso y a nada más…

Dientes más blancos a un precio… ¡de risa!