EL RINCÓN DE LA RISA

A medida que cumplimos años, reimos menos. Los niños lo hacen unas 300 veces al día mientras que los ancianos un máximo de 80. Algunas personas no ríen nunca y, sin embargo, es evidente que el humor ayuda a comunicarse, rivaliza contra el miedo al ridículo y es un poderoso remedio contra la timidez. Por otro lado, la necesidad de convertir la medicina en una “ciencia seria” ha hecho que durante los últimos siglos se dejara un poco de lado la interpretación de los estados de ánimo y sentimientos de los pacientes. Algunos profesionales temen que el humor se interprete como frivolidad, por lo cual limitan su uso como arma terapeútica. Sin embargo los estudios demuestran que el estado de ánimo influye en nuestra salud, así que es importante tenerlo en cuenta y es saludable fomentar la risa y el buen humor entre los enfermos.
La risa es contagiosa de modo que la sonrisa del un profesional sanitario puede terminar afectando positivamente al enfermo. Además se ha demostrado que la risa puede inducir una elevación de la actividad de los linfocitos NK y mejorar el estado inmunológico. (http://www.elmundo.es)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s