6 descuidos de la salud frecuentes en vacaciones

comer heladoUna vez que se adquieren rutinas saludables es muy fácil seguirlas porque el cuerpo nos recompensa con sensaciones de bienestar y muestras visibles de estar en buen estado pero, por desgracia, no es raro descuidarse en vacaciones y en ocasiones se rompen con hábitos muy beneficiosos que quizás nos había costado interiorizar.

Los descuidos de las vacaciones pueden pasar factura, normalmente a largo plazo y a veces incluso pueden acarrear consecuencias graves a corto plazo.

Por ello, hemos elaborado un listado de los errores más comunes a modo de advertencia y recordatorio para que las vacaciones sean más saludables.

  • Alimentación desequilibrada. Es muy común relajarse en vacaciones en todos los sentidos y la dieta empeora, ingiriendo alimentos más calóricos como helados, carbohidratos y bebidas azucaradas. El desorden de horarios de las comidas también es un problema que puede llevar a aumentar la cantidad de los alimentos que ingerimos. En conclusión, las vacaciones pueden convertirse en una etapa peligrosa para el aumento de peso.
  • Exceso de tóxicos. El aumento del consumo de sustancias tóxicas como el tabaco y el alcohol suele estar ligado a las vacaciones. Ambos pueden traer consecuencias muy peligrosas para el organismo a largo plazo, como problemas respiratorios y cáncer de pulmón en el caso del tabaco y problemas digestivos y hepáticos, si hablamos del alcohol. Cabe destacar las graves consecuencias que puede acarrear este último con un gran exceso puntual, puede incluso llevar al coma y además suele ser el responsable de numerosos accidentes de tráfico.
  • Alteración del sueño. Las horas de descanso durante las vacaciones suelen ser muy diferentes a las del resto del año. A menudo se duerme más por la mañana. Hay personas muy activas que se cargan de actividades de ocio e incluso llegan a dormir menos horas, en cambio otras duermen demasiado. En cualquier caso, se produce un descontrol en el organismo que puede llegar a causar problemas a la hora de equilibrarlo de nuevo con la vuelta al trabajo. Estos cambios pueden afectar al sistema nervioso, al estado de ánimo, la memoria o la concentración.
  • Prácticas poco habituales. Hay personas que no están habituadas a hacer ejercicio físico con regularidad o al menos están poco entrenadas para algunas prácticas que resultan atractivas en vacaciones como el montañismo o los deporte de riesgo. La euforia de las vacaciones a veces incita a la práctica de actividades que pueden acarrear accidentes graves si no se tiene entrenamiento previo.
  • Descuido del cuidado dermocosmético. La piel seca, el acné o el cabello seco son algunos problemas dermocosméticos que requieren seguir una rutina de cuidados. Si ésta se rompe o se descuida, la piel o el cabello se resienten y tendremos resultados visibles tras las vacaciones bastante poco deseables.
  • Deshaderencia de tratamientos farmacológicos. El descuido del tratamiento farmacológico habitual en vacaciones es común en algunos enfermos crónicos. Hay que recordar que estos descuidos pueden traer consecuencias graves para la salud, aunque a corto plazo aparentemente no estén ocasionando problemas. La insulina o la pastilla para la tensión siguen siendo vitales durante las vacaciones.

OTROS ARTÍCULOS RELACIONADOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s