El SIDA y otras enfermedades que el preservativo puede evitar

comprar preservativos

Ahora, con la compra de una caja de preservativos llévate un lubricante DUREX al 15 % de descuento.

Cuando hablamos de Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS) que el preservativo puede evitar, la primera que aparece es el SIDA, producido por el virus del VIH. Es verdad que es importantísima la prevención para evitar que se padezca la enfermedad porque hasta la fecha no se conoce un remedio ni la vacuna contra ella. Es verdad que hay indicios de que tratamientos que en personas muy concretas están dando restultados alentadores, pero aún queda muchísimo camino por recorrer.

Esta enfermedad se caracteriza por un deterioro progresivo del sistema inmunológico que acaba por convertir el organismo totalmente vulnerable a otras enfermedades. Los tratamientos que se utilizan permiten que este deterioro se “estanque” y que no siga avanzando, por ello es tan importante detectar la presencia del virus lo más temprano posible.

Otras ETS que el preservativo puede evitar

Sífilis

La sífilis es una infección de transmisión sexual crónica. La bacteria que la provoca puede sobrevivir en un huésped humano durante varias décadas, por lo que se puede padecer sin saverlo ante la ausencia de síntomas. que son numerosos y variados. Antes de la aparición de las pruebas serológicas, el diagnóstico preciso era imposible. De hecho, se la llamaba «la gran imitadora» ya que al principio sus síntomas pueden confundirse fácilmente con los de otras enfermedades, haciendo que el sujeto le reste importancia y no acuda al médico.

El 90% de las mujeres que la padecen no saben que la tienen porque, en la mayoría de los casos, el chancro aparece dentro del cuello uterino. Cuando la bacteria entra al organismo, se disemina rápidamente y poco a poco invade todos los órganos y tejidos.

Hoy en día es una enfermedad que se cura  a base de tratamiento con penicilina.

Gonorrea

Aunque esta bacteria fue descubierta en 1879 por el médico alemán Albert Neisser, de ahí su nombre, existen indicios del conocimiento de esta enfermedad desde la antigüedad, se la menciona en papiros egipcios, y se sabe que en el tercer milenio antes de Cristo ya causaba estragos en Asia.

Los síntomas suelen aparecer entre los 2 días y los 21 después de haber contraído la enfermedad. En el caso de los varones, entre los más habituales se encuentra la secreción uretral de carácter mucoso y tono blanquecino, claro y purulento, grueso o amarillento que libera el pene. También puede manifestarse en dolor al orinar, experimentando una sensación de escozor o quemazón procedente de la uretra. El dolor y la inflamación testiculares son bastante frecuentes en cuadros de gonorrea.

La Neisseria gonorrhoeae puede causar otras complicaciones secundarias como la uretritis y la prostatitis.

En las mujeres, la infección suele cursar de forma asintomática. Sin embargo, pueden presentarse signos y síntomas tales como una secreción vaginal, aumento de ganas de orinar y molestias urinarias (disuria). La expansión del germen hacia las trompas de Falopio puede producir dolor en la zona baja del abdomen, encogimiento, fiebre, náusea y los síntomas generalizados de cuando se tiene una infección bacteriana. También produce enfermedades como vaginitis y cervicitis, pero también endometritis, salpingitis y enfermedad inflamatoria pélvica aguda. Caracterizada por enrojecimientos en el área genital

En la actualidad la gonorrea se trata con antibióticos.

Clamidia

La clamidia es una infección bacteriana. Todos los años se producen aproximadamente 3 millones de casos nuevos en hombres y mujeres, lo cual la convierte en una de las infecciones de transmisión sexual más comunes.

Si una mujer embarazada contrae clamidia y no se la trata, puede tener un bebé prematuro. Si un bebé se infecta durante el parto, puede desarrollar infecciones en los ojos (conjuntivitis) o problemas respiratorios.

La clamidia es conocida como la enfermedad “silenciosa” porque 3 de cada 4 mujeres infectadas no tienen síntomas. Algunas mujeres sufren un cambio en las pérdidas vaginales o dolores al orinar.

La pareja de una mujer infectada también debe tratarse ya que pueden volver a transmitirse la infección del uno al otro.

En la actualidad puede tratarse con antibióticos.

Candidiasis

La candidiasis es una infección fúngica (micosis), causa muy común de la irritación vaginal, o vaginitis, y también puede ocurrir en los genitales masculinos. La mayoría de las infecciones por cándida son tratables y resultan en mínimas complicaciones. En la vagina o vulva pueden causar picazón severa, ardor, dolor, irritación, y una descarga blanquecina o blanco grisáceo con consistencia como de requesón, a menudo con una apariencia similar a grumos.

Los síntomas de una infección en el genital masculino incluyen manchas o llagas rojas cerca de la cabeza del pene o en el prepucio, picazón severa, o una sensación de ardor. La candidiasis del pene también puede tener una descarga blanca, pero es poco común.

La candidiasis es comúnmente tratada con antimicóticos—los medicamentos antimicóticos comúnmente usados para tratar la candidiasis son clotrimazol tópico, nistatina tópica, fluconazol y ketoconazol tópico.

Herpes genital

El herpes genital afecta la piel o las membranas mucosas de los genitales y es causado por el virus herpes simple (VHS). Este virus se disemina de una persona a otra durante el contacto sexual.

  • El virus del herpes simple tipo 2 (VHS-2) causa la mayoría de los casos de herpes genital y se puede transmitir a través de secreciones orales o genitales.
  • El virus del herpes simple tipo 1 (VHS-1) generalmente afecta la boca y los labios y causa herpes labial (boqueras) o herpes febril. Sin embargo, se puede transmitir de la boca a los genitales durante el sexo oral.

Muchas personas con herpes genital nunca presentan úlceras o tienen síntomas muy leves que ni siquiera notan o los confunden con picaduras de insectos u otra afección cutánea.

Si en realidad se presentan signos y síntomas durante el primer brote, éstos pueden ser bastante intensos. El primer brote generalmente sucede al cabo de dos días a dos semanas de resultar infectado.

Los síntomas generalizados pueden abarcar:

  • Inapetencia
  • Fiebre
  • Indisposición general (malestar)
  • Dolores musculares en la región lumbar, los glúteos, los muslos o las rodillas
  • Ganglios linfáticos inflamados y sensibles en la ingle durante un broteLos síntomas genitales incluyen la aparición de ampollas pequeñas y dolorosas, llenas de un líquido claro o color paja. Generalmente se encuentran:
  • En las mujeres: en los labios vaginales externos (labios), la vagina, el cuello uterino, alrededor del ano y en los muslos o en las nalgas.
  • En los hombres: en el pene, el escroto, alrededor del ano, en los muslos o en las nalgas.
  • En ambos sexos: en la lengua, la boca, los ojos, las encías, los labios, los dedos de la mano y otras partes del cuerpo.

Antes de que las ampollas aparezcan, la persona puede sentir hormigueo, ardor, picazón en la piel o tener dolor en el sitio donde las ampollas van a aparecer.

Cuando las ampollasse rompen, dejan úlceras superficiales que son muy dolorosas, las cuales finalmente forman costra y sanan lentamente durante 7 a 14 días o más.

El herpes genital no se puede curar; sin embargo, la medicación antiviral puede aliviar el dolor y la molestia durante un brote al sanar las úlceras más rápidamente. Estos fármacos parecen ayudar durante los primeros ataques más que en los brotes posteriores. Los medicamentos usados para tratar el herpes abarcan aciclovir, famciclovir y valaciclovir.

Hepatitis

  • Hepatitis B: es una enfermedad grave causada por un virus que se transmite por la sangre o por vía sexual desde un enfermo con hepatitis activa o de un portador sano del virus de la hepatitis B (VHB). Puede causar una infección aguda o crónica y así persistir en la sangre, causando cirrosis (cicatrización) del hígado, cáncer del hígado, insuficiencia hepática y la muerte. Existe una vacuna para su prevención.
  • Hepatitis C: es una enfermedad del hígado causada por el virus hepatitis C (VHC) que se encuentra en la sangre de las personas que tienen la enfermedad. La infección del VHC también es transmitida mediante el contacto con la sangre de una persona infectada (en etapa de actividad o portación del virus) y también es causa de hepatitis crónica, cirrosis, cáncer de hígado, insuficiencia hepática y muerte.

Entre los primeros síntomas se puede presentar: astenia, anorexia y falta de concentración. También artralgias, mialgias, cefaleas y fotofobia,
Puede subir la fiebre algunas décimas y a veces puede desencadenar fiebre de 39 °C con escalofríos.Puede haber náuseas, vómitos, faringitis y tos.

Más tarde suele aparecer la ictericia, coluria (orina oscura del color de la Coca-Cola), heces teñida o decoloradas y prurito.

El tratamiento principal es sintomático mientras que el específico dependerá de la causa subyacente. Hasta el momento se disponía casi exclusivamente de Interferón y Ribavirina, actualmente (desde el año 2011) existen ya aprobados inhibidores de polimerasa y proteasa para casos por Virus hepatitis C.

OTROS ARTÍCULOS RELACIONADOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s