Evita las infecciones de las piscinas públicas: también riesgos en invierno

Natación gafas tapones otitis cloro

La natación es un deporte que practican muchas personas en piscinas cubiertas a pesar de las bajas temperaturas. Se puede practicar a distintos niveles y por eso prácticamente cualquier tipo de persona puede beneficiarse de sus aportaciones para la salud y el bienestar. Eso sí, como cualquier todo deporte tiene sus riesgos y es necesario mantenerse bien equipado. Sigue leyendo y tendrás una idea clara de la importancia de cada uno de los elementos que no debes olvidar a la hora de hacer natación, ya sea en invierno o en verano:

  • Gafas de natación: el cloro que lleva el agua de la gran  mayoría de las piscinas es un corrosivo para la piel, el tracto respiratorio y especialmente para los ojos. Si no se usa la protección adecuada practicando la natación los ojos se pueden poner rojos y padecer molestias como dolor, visión borrosa e incluso quemaduras profundas fraves. La membrana conjuntiva se irrita, un problema que puede tratarse con lágrimas artificialres y evitando el contacto con el cloro.
  • Tapones para los oídos: especialmente en invierno es importante protegerse los oídos con tapones para evitar infecciones. Se trata de evitar que el agua entre en el oído, sobre todo en personas con tendencia a la otitis o que tienen el tímpano perforado por algún motivo. Entre otros materiales pueden ser de cera o de silicona. Recomendamos evitar los de algodón, ya que con el agua pueden terminar empapánose y llegar a los oídos de todos modos.
  • Gorro de baño: principalmente es un elemento de higiene que contribuye entre todos a mantener la piscina limpia y beneficia a cada usuario. Además, gracias, a él y sobre todo en personas con pelo largo, la natación se practica de manera mucho más cómoda evitando las molestias que puede ocasionar el cabello debido a su descontrol en el agua: se nos viene a la cara, nos tapa los ojos, etc.
  • Chanclas: es muy importante su uso en piscinas públicas, tanto dentro del recinto de la piscina como en vestuarios y duchas, para evitar el contagio de los hongos, que proliferan con facilidad en sitios donde hay humedad. Ante el contagio lo mejor es ir al médico quien recetará el tratamiento oportuno.
  • Bañador: por supuesto, el bañador debe ser de nuestra talla, olímpico y debe elegirse uno con el que nos sintamos cómodos.

OTROS ARTÍCULOS RELACIONADOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s