La primera “patada al balón”: cómo iniciarse y qué comer para crear hábitos saludables

Ejercicio físico para niños en Farmacia Internacional de Madrid

En la actualidad hay una cocienciación aceptable sobre la importancia del ejercicio físico, pero lo cierto es que la práctica requiere un hábito adquirido, no basta con conocer los beneficios. En la edad adulta con un poco de esfuerzo y voluntad, la práctica deportiva puede convertirse en un hábito, pero lo cierto es que será mucho más fácil si se realizaba de manera continuada en la infancia.

Un niño obtiene muchas ventajas practicando deporte y por ello hay que incentivarle para que lo haga con gusto y se convierta en una actividad que forme parte de su vida. Pero, ¿cuál es la mejor edad para que comience?, ¿cuál es el deporte ideal?

Entre los 3 y los 6 años los niños ya pueden tener su primer contacto con el deporte a pesar de que aún son muy pequeños para aprender reglas complejas o competir. A estas edades los niños juegan mucho y deberán pasárselo bien sin presiones. Lo importante es que empiecen a moverse para desarrollar habilidades y crear el hábito. A menudo las clases extraescolares de ballet, fútbol o artes marciales están orientadas para desarrollar la motricidad, la coordinación, el control de las posturas y el equilibrio. Además, les da unos patrones básicos que les servirán en la práctica de cualquier deporte cuando sean mayores.

Los juegos predeportivos mejoran la percepción, el sentido del equilibrio y el ritmo de los niños mediante ejercicios como saltar, girar, desplazarse (hacia delante o hacia atrás, a gatas, en cuclillas, a la pata coja, sobre colchonetas y bancos); trepar (por ejemplo, en las espalderas); llevar objetos, como pelotas o aros, con una mano, entre dos compañeros, con los ojos cerrados, etc. Suelen acompañarse al final de cada sesión de pequeños ejercicios de relajación.

La dieta ideal para un niño activo

Recordar que un niño que lleva una vida activa tendrá menos posibilidades de padecer sobrepeso y obesidad, tan frecuente en los últimos años debido al sedentarismo ocasionado por las horas frente al televisor y/o juegos electrónicos. Lo normal y más saludable es que un niño se mantenga activo con un gasto calórico que requiere un porcentaje más alto que un adulto de hidratos de carbono en su dieta: alrededor del 60%, pero, aún practicando deporte, se recomienda dejar sólo para casos excepcionales la bollería industrial y las golosinas; en cambio sí es aconsejable que en la dieta se incluyan otros tipos de hidratos como el pan, la pasta o el arroz. El resto de la dieta debe ser variada, rica en frutas, verduras, hortalizas y proteínas procedentes de carne, pescado, huevos y lácteos, muy importantes en el desarrollo del crecimiento del niño.

Fuente: serpadres.es

OTROS ARTÍCULOS RELACIONADOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s